viernes, 27 de mayo de 2011

Dr. House Moving on


La última escena del último episodio de Dr. house es sin dudas nada satisfactoria pensando en el devenir del personaje. Como todo cierre de temporada y previsiones sobre la futura desató infinidad de comentarios en blogs, foros y medios escritos tradicionales.

Entre tanto intercambio de opiniones una reflexión a partir de una mirada desde la recepción sobre la estructura de la serie, su relación con el dispositivo médico y el discurso del saber de la medicina en relación a lo que muestra sobre la práctica de Dr. House.

El último episodio tuvo un trasfondo filosófico hasta diría psicoanalítico en relación a House y la artista de performance Afsoun Hamidi que lo desafió en su saber.
Se dio una situación de espejo entre las dos prácticas. El arte y la ciencia, cada uno con su visión del mundo, desafiando su propio estatuto y por un momento borrando las fronteras que las que separan. Moving on, pasar.

El objetivo de Afsoun Hamidi, más allá de su enfermedad, es usar su cuerpo como soporte para su performance utilizando el dispositivo médico como medio para su realización e involucrar a House en su obra intentando desafiarlo en su práctica. Para ello se provoca ciertos síntomas no reconocibles para el discurso y la práctica normalizados del saber médico y así llegar a House para que tome parte activa en la performance. House en un momento para anunciarle que se va a morir toma la cámara y la coloca frente a su cara haciendo un primer plano. Arte y ciencia "moving out their discourse"(saliendo de su discurso). Recordemos que House en este capítulo está internado por haberse practicado una auto-cirugía. Ambos en sus prácticas desafiando los propios límites de las intervenciones.

Pero la gran desilusión de Dr. House es ver cuando el espejo se rompe y ya no le devuelve su imagen refractada en la de Afsoun ya que ella toma el camino de la normalización acepta el tratamiento. Ese plano en el que el personaje sale de la habitación se da vuelta y mira la imagen de ella abrazada por su asistente es muy reveladora de lo que nunca podría aceptar.

El personaje de House sin dudas es la personificación de un desviado, más allá de su imagen descuidada, la falta de pulcritud propia de un médico y su forma "deshumanizada" de tratar a los pacientes, lo que no acepta es ninguno de los discursos normalizadores de la práctica de la medicina. Practica sobre su propio cuerpo para poder salir de la condición de lisiado en que lo dejó el saber normalizado de la ciencia médica cuando decidieron intervenirlo sin seguir su diagnóstico.

Y aquí es donde hice un recorrido comparativo para concluir en la interpretación de una de las aristas de esta serie.

Las palabras y los cuerpos

La conclusión a la que llego a través de todas estas temporadas es la siguiente: el discurso médico está armado como una estructura que a partir del método hipotético deductivo fue estableciendo ciertas normativas por las cuales hay una causa que provoca un efecto y si se dan unas cadenas de causas y efectos podemos decir que estamos frente al tipo ideal cáncer de tal parte del cuerpo, infección de tal cosa o lo que fuere. Revisan al paciente, intervienen sobre los cuerpos comprueban la hipótesis y cierran el caso desde un universal y la generalización. Queda allí.

La serie desestructura ese saber y pone en cuestión dicha práctica. House trabaja con palabras, los cuerpos casi no son necesarios, toma la pizarra hace un brainstorming con su equipo , juega con pelotitas, mira series de televisión (nada muy tradicional para el ejercicio de la medicina) , y comienza a hacer relaciones entre síntomas. Es a partir de allí que comienza a particularizar, contextualizando hasta llegar a un diagnóstico que para el resto de sus compañeros es siempre inaudito.

House trabaja con las palabras casi sin los cuerpos. Un lugar cuestionador , desafiante y hasta irreverente para la práctica de la medicina tradicional.



No hay comentarios:

Publicar un comentario