domingo, 12 de abril de 2009

Los caminos errados de la argentinidad II

La soberbia. Cuando se conocieron los primeros casos de dengue en el Chaco se rumoreaba en el dispositivo encargado de la salud nacional que era una mala jugada del canal de cable TN (todo negativo), no hay que darle bola.
Entre ayer y hoy se baja que el dengue es producto de la pobreza y la falta de colaboración de la población.

La falta de colaboración y la pobreza ¿son fenómenos naturales?

¿El dengue es un fenómeno natural?

La deforestación de grandes extensiones de tierra para las plantaciones de soja, el calentamiento global: ¿son fenómenos naturales?, la contaminación de las aguas de los ríos producto de los pesticidas que se usan para las plantaciones de soja, ¿también lo son?

Hoy en Clarín se pudo leer esto.

"Sí, el dengue está ganando. ¿Por qué se llegó a esto? Se sabe que en los últimos 8 y 10 años viene bajando progresivamente hacia el sur. En octubre pasado comenzó un brote importante en Bolivia y siguieron los casos en Paraguay y el sur de Brasil. ¿Qué se hizo acá? Se negó el tema, se ocultó información y no se tomaron medidas preventivas. Ni hablar de las obras estructurales tan necesarias como el acueducto de agua potable para el Chaco, donde la mayoría de la población no tiene ese servicio", explica Ernesto Trivisonno, médico sanitarista, ex subsecretario de Salud del Gobierno porteño, creador de los programas "Médicos de Cabecera" y "Pediatra en Casa", entre otros.

Lo que no se hizo

Barreras sanitarias. En torno de las ciudades y pueblos más afectados por la enfermedad no se crearon cordones sanitarios para controlar los accesos en las rutas y fumigar camiones, vehículos y colectivos. En ellos también "viajan" mosquitos.
Controles preventivos. Tampoco se entrenaron a agentes sanitarios para que recorran barrio por barrio con el objetivo de detectar personas infectadas, evitar que se automediquen y trasladar los casos más graves.
Desinfección de pozos. La mayoría de las zonas afectadas no tiene agua potable. Para evitar la procreación de larvas de mosquito es imprescindible descontaminar periódicamente pozos y aljibes con larvicidas.

Mientras reflexionamos sobre la construcción de la realidad, algunas cosas que pueden servir, gracias a la colaboración de Cymaco:

Repelentes naturales

Se cuecen unas hojas de eucaliptos, se cuelan y el líquido se coloca en recipientes dentro de las habitaciones y armarios o placares.

Se mezcla aceite de lavanda (comprarlo en herboristerías) con cremas o aceites corporales. Se coloca sobre el cuerpo. Actúa como repelente de mosquitos.

Una planta de albahaca colocada en una habitación ahuyenta los insectos voladores.
El aceite de citronela colocado sobre la piel también actúa como repelente. También los aceites esenciales de limón o el vinagre diluidos en agua.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada