domingo, 19 de junio de 2011

Falling Skies - ciencia ficción - utopías - frentes


Hoy en una charla de mesa hubo un intercambio sobre las series y películas de los últimos tiempos.

A propósito del comienzo de Falling Skies con mi interlocutor empezamos un recorrido por las series y concluimos que la utopías son catástróficas.

Falling Skies comienza cuando el mundo está destruido, Skynet en Terminator pregona la destrucción de la humanidad, en Cáprica los Cylons se revelan contra los hombres y en código 46 tanto los que fueron expulsados como los de dentro siguen sometidos y sujetados. En Matrix es el eterno retorno de lo mismo.

Por qué todos los que miran estas series prefieren ver la no salida antes que una utopía donde "la humanidad" pudiera vivir a expensas de las máquinas y no que las máquinas se revelen y tomen conciencia ( desgraciada) para querer acabar con la humanidad.

Una de las interpretaciones posibles es que con el cambio de paradigma estemos co-construyendo con esta mirada catastrófica la condición para la circulación de un discurso que nos sujeta a pensar que después del capitalismo y la burguesía no hay nada, entonces mejor que quedemos como estamos, siendo explotados como hasta ahora porque las máquinas nos destruirían y por lo menos así podemos seguir sobreviviendo.

Ninguna propuesta puede manejar la utopía de mostrar que pasaría en un mundo como el que planteaba Marx el desarrollo de las fuerzas productivas ( internet, robots, etc ) liberará a los hombres y entonces se podrá vivir en una comunidad donde las decisiones se tomen de otra manera, muchos organizados y no unos sobre todos ( como en el Gran hermano de Orwell, donde finalmente el que resiste muere). ¿Por qué no plantean una mirada utópica superadora?

Es por eso que viendo esta imposibilidad de no poder pensar guiones donde se planteen utopías renovadoras y superadoras del capitalismo y la explotación lo relacioné con las próximas elecciones a jefe de gobierno y presidencial.

Por qué no salir de la mirada que nos plantea el supermercado mercachifle de los mismos candidatos cuando hace tan poco tiempo salimos a decir que se vayan todos y hoy siguen votando a los mismos.

Por qué no pensar por una vez que esta vez sí hay una oportunidad de cambiar, de leer un programa político y no consignas vacías de sentido como las que nos proponen hoy los asesores de los de siempre. Tal candidato sabe, el otro es bien recibido, u otras están locas y no les importa .

¿ Por qué una mujer piensa que lo mejor que le puede pasar a su madre es que el actual gobierno la jubile con un salario miserable que no sirve ni para comprar todos los remedios que necesita ?

¿ Por qué pensar que a una madre lo mejor que le puede pasar es recibir una asignación universal por hijo? Y no pretender que un gobierno genere trabajo para todos sus habitantes teniendo una mirada hacia el futuro.

Por qué pensar en salvarse uno mismo, como en las series, donde ante la catástrofe, quedan dos o tres personajes que ni siquiera se pueden plantear un proyecto superador y una va a un shopping para ponerse el vestido de fiesta que siempre quiso y nunca pudo comprar ( Walking deads). Y no se puede pensar que sacando un poco la mirada de la matriz supermercadista de estas campañas miserables que le ofrecen un número de alianzas espúreas, podría apostar realmente a un cambio en un momento histórico, donde un acontecimiento se ha producido, provocado por un gobierno proscriptor de todo lo que es verdaderamente la izquierda en este país. Que es un Frente de Izquierda.

¿ Por qué por una vez no permitirse salir de lo que establece la agenda y optar por una alternativa transformadora? ¿ Por qué no permitirse por una vez un voto renovador, aunque más no sea para ver qué pasa? Si votando siempre a los mismos ya sabemos bien donde termina todo. Corrupción, negociados, inflación, bajos salarios, ajuste, desapariciones, asesinatos.

Pensemos que desde el 2004 hasta hoy los productos básicos de la canasta familiar subieron un 800 % si no más y los salarios un 200%. Qué es lo que no nos permite ver que si votamos lo de siempre no vamos a estar mejor.

Yo voto a la izquierda, voto a trabajadores que viven de su salario, tal como lo hago yo, que todos los días se levantan para ir a su trabajo y que luchan y han luchado desde sus lugares de trabajo
( fábricas, hospitales, universidades, radios, medios de transporte, minas, diarios, etc. ). Sólo pienso en el futuro de todos y cada uno de nosotros es por eso que nunca he votado a los de siempre y tampoco lo haré esta vez. Voto a los que estoy convencida no robarán para la corona y tienen un programa político, algo que hoy no es poca cosa.


No hay comentarios:

Publicar un comentario