sábado, 18 de julio de 2009

Harta de la mediocridad posmoderna

Publicidad Té Valdoro Año 1968


El paso por la Universidad supone un sin fin de actividades y reglas a cumplir.
1) Pertenecer a la pequeñaburguesía con aspiraciones
2) Transitar, los años que indica el programa, por distintas materias para poder obtener la penosa acreditación que dice: Usted ha pasado por el dispositivo y ahora está habilitado para seguir transitando por otros.
3) Para llegar a obtener ese papel uno puede ser alumno y salir sin pena ni gloria, y como entró salió.
4) Uno puede ser alumno y ocupar el papel de siervo al lado de algún iluminado que diga: “vos podés trabajar conmigo, pib@.” Aquí se alcanzó el primer escalón del como sí “ahora sí seré un académico hecho y derecho”. Papá y Mamá contentos.
5) Uno puede ser alumno y luego de servir a los deseos del amo, pensar: Así sólo no podré llegar a lo que quiero: necesito que me nombren, una vez logrado esto: necesito tener renta. Logrado esto: Necesito una maestría, necesito un doctorado.
6) Bueno también hay otras posibilidades: hacer política dentro de la Universidad.
7) Y aquí llega el punto:
Como dice Goyeneche: Primero hay que saber sufrir, después amar…. después partir y después andar sin pensamiento...
Esto es lo que logra la Universidad pequeñoburguesa “andar sin pensamiento” ...

Me ha dejado acorbadado como un pájaro sin luz.

Momento de elecciones en la Universidad año 2009.

Decretado por mí: Año de la pequeñaburguesía y su pu N to medio.

¿Qué podemos hacer?
(se preguntan los pequeñoburgueses profesores, gestionadores de la miseria universitaria?)
- No podemos ir contra la mayoría corrupta… umm y entonces… que hacemos …

- Bueno… nos posicionamos en el justo medio, perdón pu N to medio… Y entonces qué hacemos?

Hacemos como que nos presentamos a elecciones ...

- Y cómo?

- Bueno yo te voy a explicar ( dice el que alcanzó el máximo lugar posible dentro de una facultad, después de su lucha por matar a su padre)
- Presentamos una lista del justo medio… entonces seguimos manteniendo lo que alcanzamos todos en nuestra vertiginosa carrera político-académica, no molestamos a los que me apoyaron a mí en mi gestión, y hacemos como que somos oposición pero no somos.!!

- Y así que logramos? (pregunta una doctora en ... algo!! Jajajajaj!!!! Muy contenta sabiendo que tal vez le pidieran ser directora de algo por allí, hoy penosa porque se murió uno de los que fue hace unos años un HDP, pero que hoy una vez muerto, es llorado por todas y todos.)
- Y... así logramos seguir manteniendo contentos a mamá Cris y a papá Nestitor. Y…la hacemos como un Pino… somos oposición!!!! Pero… si nos llaman al diálogo aceptamos.
Estas son las desventuras del paso por la Universidad de Buenos Aires, de un alumno que alguna vez pensó que se podía cambiar algo.
Salud para todos los que resistimos a la mediocridad pequeñoburguesa del pu N to medio!!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada