miércoles, 15 de abril de 2009

Los caminos errados de la argentinidad III

La negación. Por qué no aprender de su propio acervo histórico.

Miren que el dispositivo hoy encargado de la salud nacional lleva el nombre de un ministro de salud perteneciente a la historia de este gobierno en alguno de sus salones más prestigiosos, que desterró varias epidemias. Pero claro la mayoría que está allí ocupando un lugar ni sabrá quién fue.

Que se resuelve desde el saber de la Ciencia Política entonces. Dar un manual a algún que otro empleado contratado en el dispositivo (que podría ser para la escuela primaria) para que se interioricen sobre qué es el dengue y así formar una fuerza de choque
(?). Hacer una reunión multitudinaria de todos los empleados y ver qué hacer.
Ustedes dirán que yo soy fantasiosa, no no lo soy, es que una licenciada en Ciencia Política piensa de acuerdo al saber del cuál fue sujetada.

Uno podría pensar entonces: ¿A la hora de armar un gabinete qué es lo que toma en cuenta un presidente?

¿Hoy qué es necesario?

Leer un manual que nos diga qué es el dengue cuando ya todos lo sabemos o, ¿pasar a la acción sin más tiempo que perder para parar la epidemia nacional que construyeron?

Cada uno de nosotros nos enteramos por amigos y conocidos de casos que no se informan caso de dengue en el Hospital Británico, varios en el Hospital Fiorito de Avellaneda, en Balvanera, lo que no se informa no existe, pero no pueden impedir que el boca a boca haga circular información.

En países vecinos a nosotros hay varias campañas, sencillas, simples entendibles para todas las personas, por televisión.Y los medios muestran información y trabajo de los agentes sanitarios.
No arman largas telenovelas como lo hacen aquí sin decir ni mostrar qué hay que hacer. Les interesa realmente lo que pasa o están construyendo realidad con otros fines. Ya alguien habla de la ley de … como quieran llamarle… radiodifusión?
¡¡¡Cópiese si no puede pensar!!!
Dengue, Aedes aegypti ciclo biológico.

1 comentario:

  1. "Salón Ramón Carrillo"... más allá de que este médico sanitarista argentino era función de un discurso biotipológico de equivocas conexiones racialistas, su práctica como medico sanitarista significó la erradicación total del paludismo, cuyo vector también es un mosquito, así como de otras enfermedades infecto-contagiosas.
    En estos tiempos de dengue habría que recrear sus prácticas descartando la marca eugenésica del discurso, y hacer como Carrillo que no negaba la realidad sino que la afrontaba.

    ResponderEliminar