jueves, 3 de septiembre de 2009

Claudia Venturelli:Bourdieu - Sociología y Democracia












Se vienen las elecciones en sociales, se cierran listas y el decano saliente llama a los profesores y graduados a participar “democráticamente” en las mesas para seguir trabajando gratis y no pagar horas extras a los no docentes.
Primero pedían 3 horas consecutivas de trabajo gratis hoy ya es el tiempo que dispongan.

Una socióloga profesora de este dispositivo acotó que la democracia se ejerce en el debate político y que para eso no nos convocan.

Que trabajen los candidatos, los funcionarios de la gestión, que atornillados en sus sillas, (no es despreciable un sueldo mensual que ronda entre los 10 mil y 18 mil pesos) se acuerdan de la democracia cuando tienen que renovar sus abultados salarios mientras que hay miles de ayudantes ad honorem que sustentan el salario de estos funcionarios.

Y uno sigue sosteniendo lo insostenible, sigue tratando de subvertir las distintas formas en que la relación capital trabajo aparece en la universidad, bajo formas que parecen no serlo pero cada vez penetran más en la UBA.
De hecho este país y hoy la Universidad de Buenos Aires están atravesados por la gran interna que se viene dirimiendo desde hace 60 años en la historia de la Argentina. Ustedes se preguntarán ¿cuál es? Pero esto será parte de algún otro encuentro cibernético.

En estos días me zambullí en la lectura de un libro de entrevistas a Pedro Bourdieu (sociólogo francés, hijo de padre obrero, muerto el 25 de enero de 2002) “Capital cultural, escuela y espacio social”, 2003, Sg. XXI Editores Argentina.

Me permití extraer algunos párrafos que ejemplifican muy bien que es lo que no aparece cuando se apela a la democracia en plena reconversión del capitalismo. Y que pasa con la sociología y los sociólogos. Estos párrafos cada uno los podrá interpretar en cada ámbito de su desempeño cotidiano en nuestro camino de argentinidad.

A continuación Bourdieu:

La Violencia

Un tema que todos los días en TN, Crónica, etc. nos carcome nuestros cerebros para gobernar nuestras conductas y así hacernos cada vez más individualistas, ajenos, desconfiados a vivir en sociedad, a vivir lo público que es parte de la política democrática que nos hacen creer que vivimos.

… Diré solamente, de pasada, para hacer reflexionar, que hay una ley de conservación de la violencia, y que, si se quiere disminuir verdaderamente la violencia más visible (crímenes, robos, violaciones, atentados), es necesario trabajar en la reducción global de la violencia que permanece invisible (en todo caso a partir de los lugares dominantes), aquella que se ejerce a la luz del día, desordenamente, en las familias, los talleres, las comisarías, las prisiones, o en los hospitales mismos o las escuelas, y que es el producto de la “violencia inerte” de las estructuras económicas y sociales y de los mecanismos implacables que contribuyen a reproducirlas…

La Sociología -sondeos de opinión y encuestas-

… existe una ciencia de la apariencia o, como decían los griegos, de la doxa, palabra que significa a la vez, apariencia y opinión, y existen los técnicos de la Doxa, de la opinión, mercaderes de los sondeos de opinión y de las encuestas de mercado… La ciencia social, recuerda los límites de una técnica que,, así, puede transformarse en un instrumento racional de gestión demagogia.
Esta técnica revela que una política que ofrece satisfacción a la demanda aparente, para asegurar el éxito, no llega a su fin propio, que es el de definir los fines conforme al interés verdadero de las mayorías, y no es otra cosa que una forma disimulada de marketing.

Democracia

…Recordar lo que se llama “opinión pública”. La ilusión “democrática” sobre la democracia consiste, pues, en olvidar que hay condiciones de acceso a la opinión política constituida, expresada: “opinar- decía Platón-, doxazein, es hablar, es alcanzar el nivel del discurso, y, como todos sabemos, no todos somos iguales frente al lenguaje…

… Pero cuando hablamos de democracia, los fines están claramente expuestos: hay que trabajar para universalizar, es decir, para democratizar, las condiciones económicas y culturales de acceso a la opinión política. Esto confiere un lugar determinante a la educación, de base y permanente: esta educación no es solamente una condición de acceso a puestos de trabajo o a las posiciones sociales, es la condición mayor de acceso al ejercicio verdadero de los derechos del ciudadano…

Sociología

… Pero la sociología puede también fundar un utopismo realista, tan alejado de un voluntarismo irresponsable como de la resignación cientificista al orden establecido… Se opone a la práctica de los doxófobos, a la ciencia sin sabios de los sondeos de opinión que se contentan con proponer a los encuestados las preguntas que el microcosmos político se hace según sus propósitos…
Ella se plantea ir más allá de las apariencias y del discurso aparente sobre las apariencias…

Acá no terminará…

1 comentario:

  1. Excelente tu post, y como decía Bourdieu "la sociología es un deporte de combate" y no otra cosa.

    ResponderEliminar